Fin de la expedición en bicicleta por la Dalton Highway a Deadhorse (Alaska)

¡¡GRACIAS A TODOS!!

Final del trayecto expedición Alaska

Siento no haber podido hablar en Radio Marca el dia de la llegada a Deadhorse, pero realmente no podía ni moverme y, para que os hagáis una idea, intento relataros como fue el ultimo día.

Estaba acampado a unos 60 kms de Deadhorse, y a las 2 de la mañana me llamaron de Radio Marca. Lógicamente hasta esa hora no pude dormir nada, porque el teléfono via satelite hay que vigilarlo constantemente y moverlo porque pierde enseguida la señal. Además, como le comenté a Vicente Ortega en la entrevista, el sol entraba directamente en la tienda, lo que hace más complicado todavía cerrar los ojos y dormir. Después de la entrevista tampoco dormí nada. Estaba un poco nervioso por lo que me quedaba de recorrido. 60 kms pueden parecer pocos, pero os aseguro que yo todavía veía Deadhorse muy lejos. Ademas esa noche era particularmente mala con los mosquitos: dentro de la tienda no pueden entrar, pero por fuera estaba completamente lleno, y montar y desmontar el campamento cada día se hace muy pesado, sobre todo porque tienes que intentar meter dentro de la tienda todo lo que puedas necesitar, para evitar salir de la misma, y dejar que todo lo que se quede fuera este en la parte del equipaje que es impermeable.

A las 5 más o menos decidí levantarme y pedalear hacia Deadhorse. A las 6 y pico ya estaba pedaleando, y los primeros kms se me hicieron muy pesados. Llevaba una velocidad de 13 km/h pero con esfuerzo, y no hacía mas que echar cuentas para ver a qué hora llegaría a Deadhorse. Esas cuentas os diré que nunca salen bien, porque cada vez tienes que descansar más y el tiempo pasa muy deprisa cuando estás parado y muy lento cuando estás en la bici. Para colmo de males, con los baches se me cayó la botella con el último litro de agua que llevaba, y que en principio me iba a bastar para llegar al final. Lo ultimo que me apetecía era parar y extraer agua del Sag River. Si pedalear es cansado, filtrar el agua es agotador, un litro de agua lleva unos 15 minutos de pleno esfuerzo.

En uno de los múltiples descansos (a unos 30 kms de Deadhorse), paró un pick-up a preguntar si todo iba bien y si necesitaba algo, y les pedí agua. Me dieron mas o menos un litro, con lo que pude compensar la perdida anterior. Por algún motivo, los siguientes kms se hicieron un poco mejor. A falta de 25 kms encontré una moto que venia de frente. Era un alemán que habia visto hacía unos tres días en sentido contrario. Tendría unos 65/70 años y viajaba solo en moto. Fue muy amable (a la ida tambien me habia dado agua, y ahora me la ofrecio tambien, pero no la necesitaba). Estuvimos un buen rato hablando de los viajes que él habia hecho en moto y yo en bici (¡también había ido a Cabo Norte!). La verdad es que me alegró mucho verle de nuevo y espero que todo le haya ido bien en su camino de vuelta.

Desde ahí el terreno mejoró un poco, y a falta de 15 kms más o menos, pude ver Deadhorse a lo lejos: ¡parecía como si fuera una ciudad entera! Fueron unos kms muy emocionantes porque empecé a pensar que ya estaba, que lo había conseguido (os prometo que hasta ese momento no lo vi hecho nunca), el terreno iba a peor, con mucha grava suelta. Me acordé de todos los viajes que había hecho, de los años que hacía que había encontrado esta ruta, de los preparativos, de todo lo que conlleva, del estrés del último mes preparando todo, de lo poco que dormí cuando compré los billetes de avión... También pense en todos los que querrian estar ahí en ese momento. Y entendí a todos los que te llaman loco por llevar a cabo estas aventuras. Realmente, nadie puede comprender lo que se siente cuando estás tan cerca de completar una travesía como ésta.

Los últimos 5 kms no fueron tan placenteros, ya había pensado todo lo que quería pensar y sólo quería llegar. Y no llegaba. Empecé a pasar por sitios llenos de contenedores, excavadoras, camiones... buscaba desesperadamente a lo lejos algun cartel que indicara "DEADHORSE", pero no llegaba, y las ruedas ya se hundían en la grava (más o menos llevaba una velocidad de 7 kms/h y tenía que parar cada km, cada 500 m o incluso cada 200 m en los últimos 2 o 3 kms... Realmente, no llegué a encontrar el cartel de Deadhorse porque no existe, simplemente la carretera se convierte en un par de calles, sin asfaltar por supuesto, sólo hay contenedores, camiones, alguna pequeña edificación prefabricada... y eso es todo. Sabía que en el Almacén habia una pared donde se indicaba "welcome to Prudhoe Bay - Deadhorse) o algo parecido, así que fui allí a hacer la foto antes de ir al hotel. Otras 2 millas adicionales. No os podéis imaginar lo que me dolían las piernas cada vez que arrancaba la bici (durante 4 o 5 segundos). A eso de las 12.30 llegué al almacen y di por concluida la travesía Fairbanks - Deadhorse.

Como no sabía el día que iba a llegar a Deadhorse, no tenia ninguna reserva en los 2 hoteles que hay (son edificaciones prefabricadas de no más de 3 metros de altura). Ninguno de los dos tenia habitaciones libres (el 90% estan ocupadas por los trabajadores de las empresas petrolíferas que trabajan aquí), y acampar aquí es imposible porque todo esta lleno de material industrial, gruas, etc, y el resto del terreno esta inundado. Finalmente conseguí una habitación a eso de las 5 de la tarde. Fui a cambiar el vuelo ya que al día siguiente no había tampoco ninguna habitacion libre y era demasiado riesgo. El vuelo hacia Barrow (un lugar muy curioso) salía por la mañana temprano y tenía que empaquetar todo para el viaje. Dado que llevaba unas 36 horas sin dormir, cai como un saco de tierra hasta las 5 de la mañana que me levante de nuevo para ir al aeropuerto. En el hotel finalmente se portaron muy bien, me invitaron a la cena y al desayuno y una persona del hotel me llevó al aeropuerto, que estaba a 5 min andando pero que con el peso de todo el equipaje yo no podía hacer solo.

Muchas gracias a todos los que habéis enviado mensajes o me habeis seguido a través de la web. Realmente me alegraban el día cuando a eso de las 8 de la tarde encendía el teléfono vía satélite y recibía los mensajes. Espero haberos hecho partícipes siquiera mínimamente de esta aventura y que la hayáis disfrutado tanto como yo y que la hayáis sufrido un poco menos que yo. Al menos no os han picado los mosquitos...

Javier Delgado

Alucinante

Hola, Javier.
Coincidimos subiendo Sierra Nevada hará a principios de octubre.
Pronto te enviaré las fotos para que le eches un vistacillo. Algunas han quedado muy guapas.

Tu página, tus viajes, como el título del post, alucinantes.
Un fuerte abrazo y a seguir dando pedales.

Martín Cerván

Qué pasada

Hola!

Estoy leyendo tu aventura y te tengo una envidia mala que no veas. Qué pasada! Es un poco repetitivo, pero enhorabuena. Es una historia increible.

Un saludo redondo!

Alicia
www.rodadas.net

eso es una ruta y lo demas son tonterias.

ole tus huevos tio!!!!,enhorabuena

eres un heroe

en ningun momento dudé que lo conseguirias, como tampoco en ningun momento dude de que iba a ser muy duro, pero se que te creces ante las adversidades, si cuando en el camino de Santiago a mi algun repechon se me hacia duro tu lo subias con la gorra.... jajaja

lo dicho, tienes toda mi admiracion y tremenda envidia, espero y deseo algun dia poder compartir alguno de estos retos que me motivan tanto pero que yo ahora tengo un grandisimo reto, se llama Iria y es pequeñita pero me nesita mucho......

un abrazo campeon!!!!

Enhorabuena maquina!!

Hola Javi,enhorabuena!Me alegro mucho de que hayas conseguido completar la aventura. Aquí te hemos seguido día a día y hemos alucinado con cada comentario diario que escribias!!

Un saludo de tu vecino "el pirata",jeje.

felicidades

felicidades y a recuperarse, gracias por hacernos un poco participes en cierto modo de tu aventura,
hasta otra genio, ciao

Falta foto

Falta la foto de la portada de EFI.

Enhorabuena!

Javier, enhorabuena!

Tus relatos han sido emocionantes. Aquí te hemos seguido todos los días puntualmente. Espero que vuelvas pronto y nos cuentes la aventura con más detalle.

J