Fin de la expedición a Andenes

Hola!

Ya estoy de vuelta en Madrid, así que voy a intentar haceros un breve resumen de esta aventura. Lo principal es que todo ha ido muy bien, aunque también se hayan pasado algunos pequeños momentos de dificultad, como no podría ser de otra forma.

Uno de esos momentos fue incluso antes de salir de Madrid, ya que las condiciones de facturación de la bicicleta en los aviones son cada vez más complicadas: tuve que desembalar la bici y volver a embalarla ya que la caja no cabía por el escáner de seguridad del aeropuerto y necesitaban verificar el contenido de la caja... (esto también me pasó en Bodoe a la vuelta). Parece mentira la cantidad de trabas que pueden llegar a ponerte por viajar con una bici, a pesar de que lo tienen contemplado y tienen previsto un precio para estos casos...

La verdad es que al salir del aeropuerto en Bodoe recibí un shock con la temperatura que hacía, y eso que no era un día especialmente frío (-7ºC). Pero yo no estoy acostumbrado a esas temperaturas, así que al salir a la calle fue un poco chocante, nevando y con muchísimo viento. Al día siguiente cogí el ferry para Moskenes, pedaleando por primera vez por las islas Lofoten en invierno. Fue un momento muy emocionante, porque vi que podía pedalear bien por el hielo, que la bici no patinaba demasiado y que estaba cumpliendo el sueño de los últimos meses. Me dirigí hacia el Sur es misma noche, sobre las 9, hasta "A", donde encontré un sitio para plantar la tienda.

Al día siguiente comencé el viaje hacia el Norte, con bastante mal tiempo los dos primeros días. Esos fueron, sin duda, los más complicados, con nevadas constantes y un viento muy fuerte de cara, sobre todo el segundo día. Ya sabéis que al finalizar este segundo día fue cuando encontré a la familia con la que pasé el día de Nochebuena. La verdad es que, a partir de ahí, las condiciones mejoraron bastante, ya que hacía mucho viento pero entraba medio de lado, medio a favor la mayor parte del tiempo.

Una vez en las Islas Vestaraalen, pasé uno de los días más fríos de toda la ruta: temperatura real de -14ºC y sensación térmica de -24ºC en Sortland, por el fuerte viento y la humedad. Tengo que reconocer que en la bici no pasaba nada de frío, excepto en los pies, que se me quedaban helados a los pocos kilómetros de comenzar cada etapa. Está visto que las botas de goretex y los calcetines impermeables no eran suficiente para proteger la zona del cuerpo más cercana al suelo y por lo tanto al hielo. Las rodillas en algún momento también me dolían un poco, debido al frío, pero con el paso de los kilómetros iba a mejor cada día. Desde Sortland aún me faltaban unos 130 kms para llegar a Andenes, pero finalmente conseguí hacerlos en sólo dos días, fundamentalmente porque tuve mucha suerte con el viento. El primer día, llegando hasta Boe, porque tuve bastante rato de viento favorable, excepto la llegada a Risoeyhamn, en la isla de Andoeya, con un fortísimo viento en contra (afortunadamente sólo fueron unos pocos kilómetros). Desde Roseyhamn hasta Boe el viento entró otra vez más o menos a favor. Este fue un tramo muy agradable, completamente de noche, de unos 15 kms, donde realmente disfruté de la ruta muchísmo.

El último día, entre Boe y Andenes, el día de fin de año, fue el mejor de todos. Aún faltaban entre 55 y 60 kilómetros, pero fue un día donde el viento apenas soplaba, ni a favor ni en contra. La carretera entre estos dos puntos va por la costa Oeste de la isla de Andoeya, la parte más "salvaje" de la isla y realmente merece la pena rodar por allí. La luna llena iluminaba el camino perfectamente cuando ya había caído la oscuridad. Los últimos 14 kilómetros entre Bleik y Andenes se me hicieron muy cortos, porque estaba disfrutando mucho y no tenía prisa por llegar a Andenes (creo que es exactamente lo contrario de lo que ocurrió el último día de mi ruta por Alaska). Así que llegué al faro de Andenes sobre las 16 horas del 31 de diciembre. Intenté hacer una foto a la llegada, pero como era de noche no se veía nada. Al día siguiente me acerqué de nuevo al Faro para hacer una foto con más luz. Casi todas las fotos que aparecen aquí están hechas en las pocas horas de luz que había cada día.

Sólo me falta dar las gracias de nuevo a toda la gente que ha dejado mensajes en la web, a los miembros del Club Moonbiker, especialmente a Ana, Eva, David y Luisma por sus esfuerzos el último día para dejar la bici a punto (en especial la guerra que dieron las conexiones de las luces Supernova), a Angel Iván por su trabajo en el mantenimiento de esta Web, y a la gente de Radio Marca por su interés en el seguimiento de esta "aventura a pedales". Ah! También dar las gracias al "chófer" Iván por llevarme y traerme del aeropuerto a mí y a todo el equipaje!!
Hasta la próxima,

Javi

IMG_2389.JPG